Arqueros mexicanos en Europa

Raúl Gudiño confiesa cómo Guillermo Ochoa le frustró un sueño

El portero rojiblanco expresó su sentir en una entrevista para Chivas TV, donde habló de su experiencia en el Viejo Continente.
martes, 29 de diciembre de 2020 · 09:49

Con tan sólo 24 años de edad, Raúl Gudiño pudo cumplir su sueño de representar a México en Europa; sin embargo, no era la idea que él tenía y Guillermo Ochoa cumplió esa meta dos semanas antes que él.

En entrevista para Chivas TV, el guardameta rojiblanco comentó su idea de ser el primer arquero mexicano en jugar en el Viejo Continente, pero el ahora portero del Club América obtuvo esta oportunidad días antes, por lo que su sueño se vio "frustrado".

"Justo creo que Memo tenía poco que se había ido a Europa y fue el primer portero mexicano en irse, yo pensaba en que me había ganado, yo tenía esa ilusión, esa meta de ser el primero. A la semana, mi papá me avisó que había una propuesta de Europa por mí", externó.

En 2011 Ochoa anunció su llegada al Ajaccio de la Ligue 1 de Francia, obteniendo ese reconocimiento de ser el primer arquero nacional que emigraba.

Después de ello, la oportunidad le llegó a Gudiño con el Porto, quienes hicieron válida su opción a compra por casi un millón de dólares, cuando sólo tenía 18 años.

"Yo estaba en el Porto Sub 19, después empecé a jugar en el Porto B, después de siete meses hicieron válida la opción de compra y luego me convertí en el tercer portero del primer equipo", platicó.

La importancia que tenía ese sueño para Gudiño tuvo revancha más tarde, al convertirse en el primer cancerbero en jugar la Champions League con el Apoel Nicosia de Chipre.

"Me dijeron que iría a jugar a Chipre y yo ni sabía en dónde estaba, después lo busqué en Google y veo que está en medio de Irak, cercano a Turquía, yo pensaba en cómo me iba a ir a meter allá. Después mi papá me comentó que era un club que jugaría Champions y ahí decidí en irme. No fui el primer portero en irme a Europa, pero sí quería ser el primero en jugar Champions League", recalcó.

Ese momento lo dejó marcado, literalmente, ya que al ver las estrellas de la Champions en el balón decidió tatuarse ese mismo logo, que más allá de la piel dejó huella en su memoria como futbolista.